Sobre este Blog

Buena parte de los pacientes que nos llegan a los analistas junguianos, psicoanalistas, psicólogos, psiquiatras y médicos, padecen de depresión. No es raro que esto suceda si se tiene en cuenta que unos 350 millones de personas sufren de esta enfermedad en el mundo. La depresión reduce la capacidad de las personas para enfrentar los retos de la cotidianidad, y ocasiona el deterioro de las relaciones familiares, laborales y sociales. Dentro de las causas para desencadenarla se combinan múltiples factores: genéticos, biológicos, psicológicos y sociales. También pueden contribuir a gestarla situaciones difíciles de la vida, como los duelos de todo tipo, el desempleo, el abuso temprano, los conflictos familiares. Los tratamientos que se recomiendan son igualmente variados, desde modificaciones en el estilo de vida para los casos más leves, hasta los psicoanálisis (no sólo junguianos), psicoterapias y medicamentos, en casos más severos. A pesar de lo anterior, se trata aún de una enfermedad muy poco conocida. Este blog intenta contribuir a divulgar información sobre ella, desde todos los enfoques; pensamos que una crisis mundial como esta necesita de todo tipo de miradas. Hasta la de humor...

jueves, 5 de febrero de 2015

¿Cómo experimentan la depresión mujeres, hombres, ancianos, adolescentes y niños?

Extractado del National Institute of Mental Health
__________________________________________
Traducido del inglés por Juan Carlos Alonso

¿Cómo experimentan la depresión las mujeres?

La depresión es más común entre las mujeres que entre los hombres. El ciclo de vida biológico, hormonal y los factores psicosociales que sufren las mujeres, podría estar relacionado con una mayor tasa de depresión en las mujeres. Los investigadores han demostrado que las hormonas afectan directamente la química del cerebro que controla las emociones y el estado de ánimo. Por ejemplo, las mujeres son especialmente vulnerables a desarrollar depresión posparto después de dar a luz, cuando los cambios hormonales y físicos, y la nueva responsabilidad de cuidar a un recién nacido puede ser abrumador.

Algunas mujeres también pueden tener una forma severa del síndrome premenstrual (PMS) llamado trastorno disfórico premenstrual (TDPM). El TDPM se asocia con los cambios hormonales que ocurren típicamente durante la ovulación y antes de que comience la menstruación.

Durante la transición a la menopausia, algunas mujeres experimentan un aumento del riesgo a la depresión. Además, la osteoporosis - adelgazamiento o pérdida de hueso - puede estar asociada con la depresión. Los científicos están explorando todas estas posibles conexiones y la manera en que el aumento cíclico y la caída de los estrógenos y otras hormonas pueden afectar la química del cerebro de una mujer.

Por último, muchas mujeres enfrentan el estrés adicional de las responsabilidades del trabajo y el hogar, el cuidado de niños y ancianos padres, el abuso, la pobreza, y las cepas de relación. Todavía no está claro, sin embargo, por qué algunas mujeres se enfrentan a enormes desafíos a desarrollar depresión, mientras que otros con problemas similares no hacen.

¿Cómo experimentan la depresión los hombres?

Los hombres a menudo experimentan la depresión de manera diferente a las mujeres. Mientras que las mujeres con depresión son más propensas a tener sentimientos de tristeza, inutilidad y culpa excesiva, los hombres son más propensos a estar muy cansados, irritables, perder interés en actividades que antes resultaban placenteras, y tener dificultad para dormir.

Los hombres pueden ser más propensos que las mujeres a recurrir al alcohol o a las drogas cuando están deprimidos. También pueden sentirse frustrados, desanimados, irritables, enojados, y, a veces agresivos. Algunos hombres se lanzan a su trabajo para evitar hablar de su depresión con la familia o amigos, o actúan de forma temeraria. Y aunque hay más mujeres que intentan suicidarse, muchos más hombres mueren por suicidio en los Estados Unidos.

¿Cómo experimentan los ancianos la depresión?

La depresión no es una etapa normal del envejecimiento. Los estudios demuestran que la mayoría de las personas mayores se sienten satisfechas con sus vidas, a pesar de tener más enfermedades o problemas físicos. Sin embargo, cuando los adultos mayores tienen depresión, puede ser pasada por alto porque pueden mostrar síntomas diferentes y menos evidentes. Pueden ser menos propensos a experimentar o admitir los sentimientos de tristeza o dolor.

A veces puede ser difícil distinguir entre el dolor y la depresión mayor. El duelo después de la pérdida de un ser querido es una reacción normal ante la pérdida y por lo general no requiere tratamiento profesional de salud mental. Sin embargo, el dolor que se complica y dura por un tiempo muy largo después de una pérdida, puede requerir tratamiento. Los investigadores continúan estudiando la relación entre el duelo complicado y la depresión mayor.

Los adultos mayores pueden también tener más padecimientos médicos, tales como enfermedades cardíacas, accidentes cerebrovasculares, o cáncer, lo que puede causar síntomas depresivos. O pueden estar tomando medicamentos con efectos secundarios que contribuyen a la depresión. Algunos adultos mayores pueden experimentar lo que los médicos llaman depresión vascular, también llamada depresión arterioesclerótica o depresión isquémica subcortical. La depresión vascular puede aparecer cuando los vasos sanguíneos se vuelven menos flexibles y se endurecen con el tiempo, tornándose estrechos. Tal endurecimiento de los vasos impide el flujo normal de sangre a los órganos del cuerpo, incluyendo el cerebro. Las personas con depresión vascular pueden tener o estar en riesgo de tener simultáneamente enfermedades del corazón o derrame cerebral.

Aunque muchas personas asumen que las mayores tasas de suicidio son las de los jóvenes, en realidad la mayor tasa de suicidios en los Estados Unidos la tienen los hombres blancos mayores de 85 años o más. Muchos tienen una enfermedad depresiva de la que sus médicos no son conscientes, a pesar de que muchas de estas víctimas de suicidio visitan a sus médicos durante el mes anterior a su muerte.

La mayoría de los adultos mayores con depresión mejoran cuando reciben tratamiento con un antidepresivo, psicoterapia o una combinación de ambos. La investigación ha demostrado que la combinación de medicación y tratamiento son eficaces en la reducción de la depresión en los adultos mayores. La psicoterapia sola también puede ser eficaz para ayudar a los adultos mayores a mantenerse libres de depresión, especialmente entre personas con depresión menor. La psicoterapia es particularmente útil para aquellos que no pueden o no quieren tomar medicamentos antidepresivos.

¿Cómo experimentan la depresión los niños y adolescentes?

Los niños que desarrollan la depresión, a menudo siguen teniendo episodios al entrar en la edad adulta. Los niños que tienen depresión también son más propensos a tener otras enfermedades más graves en la edad adulta.

Un niño con depresión puede fingir estar enfermo, negarse a ir a la escuela, aferrarse a un padre, o tener la preocupación de que un padre puede morir. Los niños mayores pueden ponerse de mal humor, meterse en problemas en la escuela, ser negativos e irritables, y sentirse incomprendidos. Debido a que estos signos pueden ser vistos como cambios de ánimo normales, típicos de los niños a medida que avanzan a través de las etapas del desarrollo, puede ser difícil diagnosticar con precisión a una persona joven con depresión.

Antes de la pubertad, niños y niñas tienen las mismas probabilidades de desarrollar la depresión. A los 15 años, sin embargo, las niñas tienen el doble de probabilidades que los niños de haber tenido un episodio depresivo mayor.

La depresión en la adolescencia se produce en un momento de grandes cambios personales, cuando niños y niñas están formando una identidad aparte de la de sus padres, lidiando con cuestiones de género y con la sexualidad emergente, y tomando decisiones independientes por primera vez en sus vidas. La depresión en la adolescencia con frecuencia ocurre junto con otros trastornos como la ansiedad, trastornos de alimentación, o abuso de sustancias. También puede conducir a un mayor riesgo de suicidio.

Un ensayo clínico financiado por el NIMH de 439 adolescentes con depresión mayor encontró que una combinación de medicamentos y psicoterapia era la opción de tratamiento más eficaz. Otros investigadores financiados por el NIMH están desarrollando y probando formas de prevenir el suicidio en niños y adolescentes.

La depresión infantil a menudo persiste, se repite, y continúa hasta la edad adulta, especialmente si no es tratada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario